Los estafadores continúan refinando sus tácticas para engañar a los usuarios, especialmente a aquellos de mayor edad. WhatsApp se ha convertido en la principal plataforma de comunicación para los argentinos, lo que ha provocado un aumento en las estafas virtuales.

El avance tecnológico ha permitido el desarrollo de métodos de robo más sofisticados y difíciles de detectar.

Recientemente, ha surgido una nueva técnica para robar datos personales y bancarios. Los delincuentes se aprovechan del desconocimiento generalizado sobre ciberseguridad, así como del temor de las personas mayores hacia la digitalización de datos y las redes sociales.

La estrategia consiste en hacerse pasar por un familiar o conocido de la víctima y convencerla de realizar una videollamada. Bajo la excusa de una supuesta falla técnica en sus dispositivos móviles, solicitan a la víctima que active la opción de «compartir pantalla» para solucionar el problema.

Al conceder este permiso, el estafador obtiene acceso a toda la información del dispositivo de la víctima, incluyendo fotos, conversaciones, datos bancarios, contraseñas y detalles de cuentas bancarias.

La clave para evitar caer en este tipo de estafas es mantener la atención y reflexionar antes de tomar decisiones.

Recomendaciones para prevenir este tipo de estafas:

  1. Desconfiar de los mensajes de WhatsApp de remitentes desconocidos.
  2. Verificar la identidad de la persona que contacta antes de compartir información sensible.
  3. Evitar compartir la pantalla del dispositivo móvil a menos que se esté completamente seguro de la identidad del interlocutor.
  4. Compartir información sobre ciberseguridad para ayudar a prevenir que otros caigan en situaciones similares.