La mujer dijo que el menor se había caído de la cama, pero los médicos detectaron traumatismo abdominal y de cráneo, y desnutrición crónica.

Una mujer llegó este martes por la mañana al hospital Pediátrico de Resistencia con su hijo de dos años, y dijo que el niño se había caído de la cama y luego había vomitado sangre, pero los médicos que lo atendieron detectaron claros signos de violencia infantil, por lo que dieron aviso al Servicio de Atención Integral de Niñas, Niños y Adolescentes Víctimas de Violencia.

El hecho se dio alrededor de las 11.20, cuando la mujer, domiciliada en Villa Prosperidad, manifestó que su hijo se había caído de la cama el día anterior, y que este martes vomitó sangre, por lo que decidió llevarlo al hospital.

Sin embargo, el menor presentaba como diagnóstico «síndrome de maltrato infantil, traumatismo abdominal cerrado con laceración hepática, neumoperitoneo (presencia anómala de aire dentro de la cavidad peritoneal o abdominal), traumatismo de cráneo con fractura ocipital, y desnutrición crónica».

Además, desde el hospital mencionaron que se trataba del segundo ingreso del niño con sospecha de síndrome de maltrato infantil, y que por lo cual se articuló con el servicio de SAINNAVV en el mes de abril de este año. Se le dio intervención a la Línea 102 desconoce datos de los asistentes que lo asistieron.

Desde el hospital informaron que el menor se encuentra en mal estado de salud, y que fue derivado a quirófano, con estado reservado.

Data Chaco