Avanza con pausa la cosecha de maíz a nivel nacional, con diferencias significativas entre el rendimiento en el Núcleo Norte y el Núcleo Sur, principalmente debido al impacto de la chicharrita y a los golpes de calor durante el período crítico. Según el último informe de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires sobre el panorama agrícola semanal, la recolección de maíz grano comercial ha progresado lentamente en la última semana, mientras se espera alcanzar la humedad óptima para la cosecha, lo que ha permitido avanzar también en la cosecha de soja.

En el área del Núcleo Norte, se han reportado resultados iniciales de lotes con cañas debilitadas y algunos puntos de humedad por encima del nivel óptimo, lo que ha dado como resultado rendimientos considerablemente inferiores a los históricos.

Hasta la fecha, se ha cosechado el 25,4 % del total de maíz estimado para esta temporada, con un rendimiento promedio de 84 quintales por hectárea, lo que representa una disminución de 8,3 puntos porcentuales en comparación con el promedio del período 2018-2022.

Aunque el Centro-Norte de Córdoba es una de las áreas más afectadas en cuanto a su potencial de rendimiento, el sur de la provincia sigue reportando rendimientos esperados en línea con los promedios históricos. Mientras tanto, en el Norte de La Pampa y el Oeste de Buenos Aires, la cosecha de maíz temprano ha arrojado un rendimiento promedio de 81,4 quintales por hectárea, lo que representa una disminución de 5,6 quintales por hectárea en comparación con el promedio del período 2018-2023. Se espera que los rendimientos de maíz tardío se sitúen alrededor de los 75 quintales por hectárea en esta región.

En la zona núcleo, aunque aún quedan lotes de siembra temprana por cosechar, no se espera que se modifique la estimación de un rendimiento promedio de 101,9 quintales por hectárea. Sin embargo, para los planteos tardíos, el Núcleo Norte reporta rendimientos considerablemente inferiores a los del Núcleo Sur, en gran parte debido al impacto de la chicharrita, aunque los golpes de calor durante el período crítico también han contribuido a esta merma.

En este contexto, la entidad mantiene la proyección de producción en 46,5 millones de toneladas.